El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Estás en: INICIO > HERMANDADES > HDAD DE NTRO PADRE JESÚS ATADO A LA COLUMNA

Hermandad de Penitencia

Ilustre Hermandad de Ntro Padre Jesus Atado a la Columna, Maria Santisima de la Paz, y San Pedro Principe de los Apostoles (Los Aceituneros)

Parroquia de Santa María

El año 1959 cuando, a un grupo de jóvenes que trabajaban en los numerosos almacenes de aceitunas que por entonces existían en Utrera, se les ocurrió la idea de fundar una hermandad de penitencia. Por esa época, el sector aceitunero era la principal industria utrerana y aglutinaba a un amplio sector de la población, por ello la idea de fundar una corporación que, a modo de las antiguas cofradías gremiales, los uniese a todos en un fin religioso fue muy bien acogida desde un principio por la autoridad eclesiástica. El 2 de Junio de 1959 se reunió el primer núcleo de la hermandad formado por Manuel Guirado García, Francisco García García, Antonio Cerdera Reina, Baldomero Arroyo Martínez, Germán Barberá Rodríguez, José Jurado Fernández, Miguel Triguero Rodrigo, Andrés Vázquez Garrido, Antonio Álvarez Obando, Rafael Marrufo Romero, Julio Gómez Blanco, Manuel García Fernández, Francisco Reina Jiménez, Francisco de la Vega Iguña, Manuel Martínez Mena, José García Moreno y José Sánchez Romero.

Ntro Padre Jess Atado a la Columna

Ntro Padre Jesús Atado a la Columna

 

Inmediatamente se nombró una comisión organizadora compuesta por siete miembros, que redactaron el proyecto de reglas y recabaron fondos. Para ello se montó en la feria de Consolación de ese mismo año una gran caseta que tuvo gran aceptación popular y estuvo muy concurrida, por lo que se continuó su montaje varios años más.

El 2 de Febrero de 1960 la autoridad eclesiástica aprobó las primeras reglas, y el día 6, la primera Junta Organizadora de la Hermandad, formada por un grupo reducido de fundadores, se reunió con el párroco de Santa María de la Mesa, Don Miguel Román Castellano, que conociendo los afanes de la incipiente corporación, le cedió la valiosa imagen de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna, que se hallaba en un altar lateral de la parroquia (la antigua capilla llamada “de los Gordillos”) y que a pesar de su indudable calidad artística, no recibía más culto que el estar expuesta en su altar. Igualmente y en dicho documento también se cedió a la hermandad el busto de una Dolorosa de gran belleza, que se encontraba en una hornacina de dicho retablo.

El primer Cabildo General de elecciones se celebró el día 7 de ese mismo mes, donde se formó la primera junta de gobierno: Hermano Mayor: Isidoro de la Peña Hernández, Teniente de Hermano Mayor: Manuel Guirado García, Mayordomo: Francisco de la Vega Iguña, Segundo Mayordomo: Antonio Cerdera Reina, Censor: Baldomero Arroyo Martínez, Secretario: Rafael Marrufo Romero, Segundo Secretario: Francisco García García, Contadores: Germán Barberá Rodríguez, Andrés Vázquez Garrido y Fernando Barciela Ramírez, y Vocales: Manuel Martínez Mena, Antonio Álvarez Obando, José Jurado Fernández, Francisco Reina Jiménez, Manuel García Fernández, Miguel Triguero Rodrigo, Miguel Matos Obando, Manuel Arenas Colchón, Domingo de Lara González y Juan Arcos Rubio.

Poco tiempo después, un fuerte temporal de lluvias que azotó a Utrera hizo que muchas familias pobres vieran agravada su situación hasta el extremo de pasar hambre. A la vista de estas calamidades la recién nacida hermandad, inmersa como estaba en los preparativos de su primera salida procesional, respondió de forma inmediata: decidió socorrer a los niños afectados, a los que se les sirvieron más de 4.000 comidas en la planta alta de la casa rectoral de Santa María y a los que se le procuraron ropas, contándose para ello con la valiosa colaboración del comercio local y de la Base Aérea de Morón de la Frontera. Desde entonces son estrechos los lazos de unión con el ejército, en especial con el Ala 21 de la Base de Morón de la Frontera, que distinguió a nuestra titular con su distintivo mayor, acompañándola en su desfile procesional cada año con escolta de honor.

Mara Santsima de la Paz

María Santísima de la Paz

 

Del día 25 al 27 de marzo de ese mismo año tuvieron lugar los primeros cultos a Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna, con una gran asistencia de fieles, procediéndose el último día a la bendición de María Santísima de la Paz, la primera titular de esta cofradía, imagen antigua de autor anónimo, restaurada por el escultor Pedro Hurtado y donada por doña María Luisa Gutiérrez de Piñeres y Delgado, que fue nombrada su camarera. Previamente, el mismo escultor había restaurado la imagen del Cristo –al que le faltaba un dedo de un pie- y al que le fue colocada una columna más corta que la que tenía –con la que procesionó muchos años- obra del escultor sevillano Francisco Ribera, nombrándose camarera de dicha imagen a doña Concepción Avellana Gimferrer de la Serna.

En el mes de abril de 1960 se adquirieron los primeros enseres procesionales: el paso de Cristo fue adquirido por 20.000 pesetas a la hermandad de Medinaceli, de Cádiz, con la particularidad de que hubo que hacerle una pequeña reforma, pues procesionaba con ruedas; las varas de presidencias y regidores, el libro de reglas, y el asta del senatus, todo obra del orfebre sevillano Fernando Machuca; los bordados de la bandera y paños de bocinas fueron realizados en el taller utrerano de Dolores España, y la cruz de guía es obra de Francisco Parrado. Asimismo se diseñó el primer escudo de la corporación por el hermano fundador don Manuel García Fernández: una columna en el centro superpuesta a la silueta de una paloma con las alas abiertas, unidas a ella por el cíngulo, en la parte superior el anagrama de María y en la inferior dos ramas de olivo, todo ello rodeado por una corona de espinas. Este escudo junto en el lema “Opus Justitiae Pax” (la paz es obra de la justicia) fueron desde entonces los símbolos de la corporación.

El miércoles santo 13 de abril de 1960 efectuó el primer desfile procesional, solo con el paso de Cristo, al que acompañaron en su recorrido cien nazarenos y la banda de la Guardia Civil de Sevilla. El paso fue conducido por el hermano don José Gordillo y, tras un desfile ejemplar que fue seguido con admiración por toda Utrera, a la recogida de la cofradía le fueron entregados sendos pergaminos a las camareras de ambas imágenes, obra del utrerano Román de la Vega.

Al año siguiente María Santísima de la Paz pudo hacer estación de penitencia en un paso adquirido a la hermandad de la Estrella, de Sevilla, congregándose en la Puerta del Perdón una ingente multitud que no quería perderse su difícil salida, llevada a cabo por el que fuera capataz de la imagen hasta su muerte: Don José Luis Gutiérrez de Piñeres Cuellar.

Algunos años después, ya en 1965, se produjo una novedad en la salida procesional: con motivo de la inauguración de la “Barriada de la Paz”, construida por el Hermano Mayor don Isidoro de la Peña Hernández y rotulada con el nombre de la titular de la hermandad, se acordó incluir dicha barriada en el recorrido y a pesar del éxito –pues los vecinos materialmente se volcaron- la hermandad hubo de suprimir dicha visita al año siguiente por las complicaciones de toda índole que planteaba, principalmente la del tráfico, al tener que atravesar la carretera.

En el año 1971 la hermandad tuvo que suspender por primera vez su estación de penitencia a causa de la lluvia, supliéndose dicha estación con un Vía Crucis que, con el mayor fervor, se desarrolló por el interior de la parroquia.

Ya en los años setenta del siglo XX la hermandad atravesó una grave crisis, debida al cansancio de muchos de los fundadores. En 1975 los hermanos se reunieron con el Director Espiritual, Don Miguel Román Castellano, para tratar de paliar esta situación favoreciendo un relevo generacional, lo que fue ampliamente conseguido. Se creó un Grupo Joven, integrado por Emilio Arroyo Ayala, Antonio Cerdera del Castillo, José Manuel Guirado de la Vega, Juan Miguel Gutiérrez González, Juan Antonio León Hurtado, Rafael Marrufo González, Antonio Ruiz Barro, Miguel Triguero García, Juan Antonio García Vela, y Sebastián Ciscares Franco que, junto al Hermano Mayor, don Francisco García García, y otros hermanos fundadores, consiguieron logros muy importantes:

Hubo un aumento espectacular de la nómina de hermanos, se renovaron los enseres –haciéndose la hermandad de un cuidado patrimonio artístico- y se mejoró notablemente el desfile procesional. Es de hacer notar que desde esta época, la mujer ha desempeñado un papel muy relevante en esta hermandad, siendo la primera de Utrera que la incorporó tanto a su desfile procesional como a su Junta de Gobierno.

En la cuaresma del año 1985 la hermandad celebró sus Bodas de Plata en el transcurso de una solemne función religiosa presidida por el Arzobispo de Sevilla, Su Eminencia Reverendísima Don Carlos Amigo Vallejo en la que les fue impuesta a los hermanos fundadores la medalla del XXV Aniversario.

Dos años más tarde, en 1987, era sustituida la imagen de María Santísima de la Paz por otra talla, obra del imaginero sevillano Manuel Ramos Corona, que goza de gran devoción entre los hermanos de la corporación y del pueblo de Utrera.

Merece destacarse la adquisición de una Casa-Hermandad ubicada en las inmediaciones de Santa María a principios de la década de los 90 y que ha supuesto desde entonces un punto de reunión para sus hermanos, cuyas dependencias se han visto ampliadas con un local en los bajos de la barriada “El Tinte” cedido por el Excmo. Ayuntamiento de Utrera donde poder albergar los pasos de los titulares en unas condiciones más favorables para su conservación.

En la Semana Santa de 1998 se estrenan las caídas del palio de María Santísima de la Paz, bordadas sobre maya de plata diseño del bordador Jesús Migueles Fuentes y culminadas en el prestigioso taller de Fernández y Enríquez.

Asimismo, el actual paso de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna es obra del tallista Antonio Ibáñez, habiéndose dorado en los talleres de Sanmartín.

Su composición se basa en el retablo en el que recibe culto el Señor, contando con cuatro capillas en cuyo interior se reproducen escenas alusivas a las imágenes que reciben culto junto al Señor. De esta forma, en la capilla frontal se reproduce el duelo de la Virgen, en la trasera el encuentro con la santa mujer Verónica en la calle de la Amargura, y en las laterales la entrega de la Virgen a San Juan, como madre de los cristianos y la Resurrección del Señor anunciada a María Magdalena, obras de Sebastian Martínez Zayas. El paso se estrenó en la Semana Santa de 2002 y se culminó en el año 2008, no pudiendo procesionar ese año debido a las inclemencias meteorológicas.

El anterior paso de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna fue adquirido por la hermandad de Nuestro Padre Jesús de las Penas y Nuestra Señora del Consuelo, del Vendrell, tan vinculada a nuestra localidad.

A principios del siglo XXI la hermandad culmina su deseo de incluir como titular a San Pedro, Príncipe de los Apóstoles, por la vinculación que existe con la hermandad al recibir culto la titular mariana en la capilla que lleva su nombre y procesionar junto a ella en el frontal de su paso de palio, celebrando sus cultos en su festividad del mes de junio.

Debido a esta circunstancia, un grupo de hermanos expertos en diseño gráfico y heráldica, tras la decisión adoptada por Junta de Gobierno, proceden a diseñar el nuevo escudo de la hermandad, resultando de la siguiente forma: dos óvalos, el de la izquierda, con fondo Burdeos, contiene en su interior una columna con el anagrama JHS (Jesús Hombre Salvador), el de la derecha, de fondo verde oliva, contiene el anagrama de María. Ambos óvalos son coronados por una paloma con una rama de olivo. La composición, está flanqueada por una rama de olivo a un lado, por la naturaleza gremial de la corporación, y otra de laurel al otro lado, al adquirir el título de Ilustre. Queda el escudo coronado por la tiara y las llaves de San Pedro, Príncipe de los Apóstoles. Este escudo es similar al que existía en el frontal de la bambalina delantera del paso de palio.

 

El título corporativo queda de la siguiente manera

Ilustre Hermandad de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna, María Santísima de la Paz y San Pedro, Príncipe de los Apóstoles.

En la Cuaresma del año 2005, una semana antes del miércoles santo, se produjo un accidente en la capilla de San Pedro, instantes antes del traslado de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna a su paso. Un cirio que se encontraba encendido junto a María Santísima de la Paz cayó sobre ella, en el que también corrió grave peligro la imagen del Señor que se hallaba a escasos metros. Gracias a algunos hermanos de la Hermandad de la Vera Cruz, que se encontraban celebrando los cultos de su titular mariana en la parroquia debido a las obras que se venían desarrollando en su capilla, salvaron ambas tallas.

El accidente no tuvo mayores consecuencias que la de desperfectos en la policromía de la imagen que fueron subsanados rápidamente por su autor, Manuel Ramos Corona, quien realizó un gran esfuerzo para que la imagen pudiera desfilar el Miércoles Santo, aunque al final la lluvia se encargara de desbaratar las ilusiones de la hermandad.

Las circunstancias adversas vividas en esos momentos pusieron de relieve la popularidad y el arraigo que la hermandad goza en Utrera. Fueron numerosísimas las personas e instituciones que se solidarizaron con la corporación por lo ocurrido y una marea humana se congregó en la parroquia de Santa María el lluvioso Miércoles Santo de 2005 para contemplar restaurada a María Santísima de la Paz, que lucía en todo su esplendor en su paso de palio.

En los últimos años, la hermandad de los Aceituneros ha aumentado el número de hermanos y de nazarenos hasta convertirse en la más numerosa de Utrera, del mismo modo se han potenciado la caridad y los cultos, la asistencia de hermanos a éstos y la vida de hermandad en general.

Fruto de todo ello es la motivación por la caridad y el culto que la Comisión organizadora de los actos del 50 Aniversario fundacional, que se desarrollaron desde noviembre de 2009 y durante el año 2010, se propuso. Unido a la incansable y callada actividad social que desarrolla la hermandad en colaboración con las Caritas parroquiales de Utrera, además del homenaje a sus fundadores aún vivos y el recuerdo de los que ya no están, supusieron un aniversario muy celebrado por el pueblo de Utrera.

Son hermanos honorarios de esta hermandad la Base Aérea de Morón de la Frontera, el Cuerpo de Policía Local y la Asociación de Campaneros de Utrera, habiendo sido nombrados estos dos últimos por la Junta de Gobierno en la Cuaresma de 2.010 y cuyo culmen se vivió en la Solemne Función Principal de Instituto con la Jura de ambas instituciones ante nuestros titulares, que se encontraban en un majestuoso altar al tratarse de la Función Principal en el año del Cincuentenario. Desde entonces, la Policía Local acompaña a nuestros titulares en su salida procesional.

En el año 2.010, año del Cincuentenario, la hermandad ha visto engrandecido su patrimonio al culminar el techo de palio bordado en maya de plata en los talleres de Manuel Solano y una nueva saya bordada para María Santísima de la Paz, obra de Jesús Migueles, que junto a otros estrenos lucieron en la Solemne Misa Pontifical que presidió Su Eminencia Reverendísima, el Señor Arzobispo de Sevilla, Don Juan José Asenjo Pelegrina y en la salida extraordinaria protagonizada por la titular mariana como broche de oro a estos primeros cincuenta años de vida.

 

Estás en: INICIO > HERMANDADES > HDAD DE NTRO PADRE JESÚS ATADO A LA COLUMNA

INICIO | CONSEJO | FORMACIÓN | PARROQUIAS | HERMANDADES | CARTELERÍA | PREGONES | ITINERARIOS | VIACRUCIS | REVISTA | CURIOSIDADES | CARRERA OFICIAL | ESPECIALES | CONTACTAR
Web Oficial del Consejo de Hermandades y Cofradías de Utrera (Sevilla) | AVISO LEGAL | PROTECCIÓN DE DATOS | CONDICIONES DE USO
MERCURIOESTUDIOS